Whisky Ballantines

La historia de Ballantine’s Scotch Whisky comienza en la localidad escocesa de Edimburgo en 1827. George Ballantine inauguró en dicha ciudad con 19 años de edad una pequeña tienda de alimentación con un puesto incluido de vino y bebidas alcohólicas, después de que en 1823 una nueva ley permitiera la destilación de whisky escocés por particulares. El negocio floreció y en 1837 trasladó el comercio a la prestigiosa área de South Bridge, cerca de Princes Street, en Edimburgo. Ballantine comenzó a experimentar entonces con la mezcla de whiskies de malta y grano de diferente edad y de diferentes destilerías con el fin de conseguir un producto ligero y fino.

A partir de 1881, la empresa Ballantine & Son Ltd. comenzó a distribuir el whisky mezclado por todo el mundo, consiguiendo que el whisky escocés mezclado ganara en fama en los mercados internacionales.